cs373 »

Volver a la página del curso | CS373 Unidad 1 | CS373 Unidad 2 | CS373 Unidad 3 | CS373 Unidad 4 | CS373 Unidad 5 | CS373 Unidad 6 | Imprimir esta página | Guardar como PDF

CS373 Introducción - Avances en la investigación sobre vehículos autónomos


Hace muchos años que científicos de todo el mundo han aspirado a construir un automóvil que se conduzca solo.

Este sueño se ha representado varias veces en la pantalla. Muchos de nosotros recordamos a KITT el coche fantástico, quien junto a Michael Knight, resolvían complejas misiones secretas. El Pontiac negro modificado se conducía solo luciendo en su frente una emblemática y zigzagueante luz roja. En otra legendaria escena, el detective Spooner, personificado por Will Smith en la película "Yo Robot", se relaja confiadamente mientras su auto se conduce plácidamente por una autopista futurista. Hasta los niños se divierten con Rayo McQueen circulando por las calles en la película CARS.

Las fantasías del siglo pasado están comenzando a hacerse realidad gracias a las perseverantes investigaciones de prestigiosas universidades del mundo.

Uno de los primeros logros significativos fue cuando ALVINN (creado por Dean Pomerleau en 1989 en la Universidad de Carnegie Mellon en Pensilvania) "aprendió" a dirigir el volante por los caminos del bosque que rodean a la universidad "mirando" a un conductor humano con sus cámaras estéreo. Un importante avance se logró en 1995 cuando VaMP (un Mercedes Benz del proyecto EUREKA Prometheus modificado por Ernst Dickmanns, pionero en el tema, profesor e investigador de la Universidad Bundeswehr de Munich) se condujo autónomamente entre el tráfico estándar de autopistas Europeas.

En 2005, el gran desafío de DARPA (Defense Advanced Research Projects Agency) marcó un punto de inflexión en la investigación y desarrollo de vehículos autónomos. El desafío consistió en construir un robot capaz de navegar 212 km a través de terreno desierto en menos de 10 horas, sin intervención humana.

Standley, el automóvil de la universidad de Stanford, desarrollado por el profesor Sebastian Thrun, ganó la competición (y los 2 millones de dólares de premio) al completar el recorrido en un tiempo inferior a 7 horas. Actualmente Standely se encuentra exhibido en el Museo Nacional Smithsonian de Historia Americana.

En 2007, el desafío urbano de DARPA llevo a los investigadores a un nuevo nivel. En este evento los vehículos autónomos debían ser capaces de circular entre el trafico respetando las leyes y señales de California en un entorno urbano. 36 semifinalistas fueron elegidos para participar en la competición y en esta oportunidad fue Boss, el automóvil de la universidad de Carnegie Mellon quien ganó el desafío y el premio de 2 millones de dólares.

Junior, el automóvil desarrollado por el profesor Sebastian Thrun obtuvo el segundo lugar en el desafío urbano, pero despertó la curiosidad innovadora de Google. Sebastian fue contratado por Google para desarrollar su propio vehículo autónomo junto a los mejores científicos e investigadores en el tema. El avance a día de hoy es simplemente asombroso. Desde su presentación en publico, donde el automóvil esquiva conos naranjas a alta velocidad en una zona de estacionamiento, se ha convertido en un vehículo difícil de distinguir entre el tráfico normal, conduciendo miles de kilómetros sin intervención humana.

La idea de coches que se conducen solos resulta interesante, ¿no? ¿Te gustaría programar tu propio vehículo autónomo?

¡Vamos a empezar!